Now and Always, the Relevance of the Taylor rule in Europe

Rodrigo Caputo y Agustín Díaz

Nuestro estudio concluye que el Banco Central Europeo (BCE) responde a los desarrollos económicos de la zona como un todo. En concreto, el BCE aumenta la tasa de interés cuando a la inflación esperada de la zona Euro se incrementa o cuando el crecimiento de la actividad del conjunto de países va más allá de sus capacidades de largo plazo. Ahora bien, la forma en que se hace este tipo de política, es decir la intensidad de respuesta, no resulta estadísticamente distinto de lo que hacían en el pasado los bancos centrales de las principales economías europeas: Alemania, Francia e Italia. De esta forma concluimos que el ECB no diseña su política pensando en un país en particular y que se comporta de forma similar a lo que lo hicieron los bancos centrales nacionales en el pasado.